Llamador de Ángeles

Hoy hemos quedado para pasear, una vez más sin rumbo “H” y yo. Y como siempre nos pasa algo. Primero en una tienda de mascotas, una anécdota que he decidido resetear de mi memoria y, más tarde, en la Pl. del Pi he visto un colgante en el suelo. Le he dicho a “H” mira qué colgante y le ha dado cosa cogerlo. Así que yo, que me ha llamado la atención, lo he recogido.

"H" me ha explicado que en Italia se lo regalan a los niños recién nacidos (si me equivoco, me corriges) y cuando he llegado a casi me han dicho que se llama "llamador de Ángeles" y que se les regala a las mujeres embarazadas. Trae suerte. No me lo han regalado, pero soy de las personas que creen que no pasa nada por casualidad y me ha hecho gracia encontrármelo, estando embarazada.

En internet he encontrado varias referencias, algunas de ellas bastante esotéricas. D me ha dicho que haga lo que me dicte el corazón, que las cosas son lo que uno quiere que sean (estoy de acuerdo con él), así que me lo quedo, lo llevaré y mala suerte seguro que no traerá.

Os dejo la imagen del tesoro que he encontrado:



Y algunas de las referencias:

Llamador de ángeles, delicado sonido al chocar en su interior trocitos de plata.

Su sonido atrae a las energías angélicas para que puedas sentir su protección, apoyo y amor a tu lado. En la India y otros países las mujeres embarazadas los llevaban a la altura del ombligo para proteger al bebe de cualquier negatividad externa, incluso de los shocks o traumas que pudiera sufrir la madre. Usado desde la época medieval como protector.

Su sonido es armonizador, trayendo paz y alegría al espíritu, hazlo sonar cuando desees algo de corazón.

***

A veces al amanecer, cuando no sabemos con certeza si estamos dormidos o despiertos, o a la hora del crepúsculo cuando las sombras nos hacen dudar de nuestros sentidos, adivinamos invisibles presencias, susurros, aleteos, risas contenidas, y hasta puede rozar nuestra mejilla algo que no podemos definir. Son los ángeles: vienen y van, escuchando nuestros secretos y susurrándonos melodías. Ahora si tal vez los perdiste en el apuro por vivir, aquí hay para tí un llamador de Angeles, para que puedas convocarlos...

***

Leyenda

Cuenta la leyenda que hace miles de años unos duendes que compartían amistad con os Ángeles, tuvieron que huir del bosque donde vivían, por ello los Ángeles como símbolo e protección les regalaron unos cachivaches que solo ellos podían llevar colgados.

Los Ángeles explicaron a los duendes que siempre que se viesen desprotegidos o en peligro debían de agitar la bola y ellos acudirían para protegerles.

Los duendes que en más de una ocasión tuvieron que utilizarlo decidieron de llamarlos "Llamadores de Ángeles".

Publicar un comentario