Un arco iris de color

Fotograma de la película Campanilla y el tesoso perdido


A pesar de que cuando encendemos la televisión y vemos las noticias el corazón se nos encoge. A pesar de que si miramos a nuestro alrededor veamos gente corriendo de un lado a otro sin pararnos a pensar en el vecino que tenemos a nuestro lado. Aún hay gente que siempre tiene una sonrisa, que nos hace que los ojos nos brillen como cuando éramos pequeños e inocentes.

Un día, espero que no muy lejano, os presentaré a una de éstas personas. Ahora está descansando, pero si pasa por aquí, te dedico este post. Lleno de luz y de color, como los besos que envías a través de las estrellas.

Y como tengo un puntito romántico y algunas películas lo agudizan - una de ellas es Campanilla. Sus colores y su magia hacen que vuele -. Os dejo unas palabras de “Campanilla y el tesoro perdido” y veréis cuánta razón tienen:

“Los mayores tesoros no son obras de arte ni joyas, ni oro. No es material su condición, pues se alberga en el corazón. Las mundanas posesiones pierden su brillo con el ir y venir de las estaciones, más el tesoro de una amistad verdadera su brillo jamás altera.”
Publicar un comentario