AVATAR

Imagen del site oficial de la película.

Acabo de llegar del cine. Película escogida: Avatar 3D.

No es la primera experiencia con el 3D, la primera fue en el Imax de Barcelona, ya hace muchos años, pero sí ha sido la primera película comercial que veo con esta tecnología.

Antes de ir al cine tan sólo sabía que Avatar era una película de ciencia ficción y que aparecían unos seres de color azul parecidos a Mística de X-men. Al salir he buscado algunas críticas en internet y la verdad que me he quedado sorprendida. Tiene tanto fanáticos como detractores a partes iguales. Así que lo que me ha quedado claro es que no te deja indiferente.

Personalmente me ha gustado la experiencia con la tercera dimensión, Pandora, sus colores y sus gentes. Cuando he salido del cine me han dado ganas de saltar y bailar. ¡Podría luchar contra los malos yo solita! Me ha recordado cuando salí del estreno de El Señor de los Anillos, en aquella ocasión me enamoré de Rivendel.

Sobre el guión y su tendencia racista, ecologista, mística, etc. Tengo que decir que soy bastante sencilla. Voy al cine a pasarlo bien, a disfrutar y no acostumbro a darle tantas vueltas al guión como el Vaticano. Creo que la última película que me hizo pensar sobre nuestra existencia fue Matrix (sí, ya sé que hace muchos, pero es lo que tiene ir al cine a desconectar).

Vale la pena ir a verla, aunque sólo sea por la curiosidad del 3D. Quizá bata el récord de taquilla de Titanic, y quizá sea la película que marcará un antes y un después en el cine. ¿Quién sabe? Nosotros al salir hemos comentado lo que ha llegado a cambiar este arte: las primeras películas que vi en mi juventud (je, je, que ya tengo 33!!) eran en color, sí, pero hacían dos y era sesión continúa. Si entrabas tarde te quedabas un rato después de la segunda a ver el principio y ahora te dan unas gafas 3D, ojo, que no son de papel...

Publicar un comentario