Un adiós


Tengo que empezar a caminar sin ti. Hace 15 días que brilla una nueva estrella en el firmamento.

Me fui para despedirme de ti y no te encontré. Me duele el corazón, me presiona, tengo un vacío. Las montañas no son lo mismo sin tí.

Me has dejado a tu hermano, tenías ese as bajo la manga, pero no eres tú..., a él no puedo hacerle la moto, no.

¿Con quién iré a níscalos? ¿Quién reirá cuando vea que no conozco ni una seta? Ya no estarás cuando llegue al pueblo... Tantos recuerdos... Cualquier rincón de Gredos tiene tu huella: el pinar, Valdeascas...

Toda tu vida fuiste humilde y pasaste sin querer dejar huella y te has ido igual, aún sabiendo que ibamos a verte.

Te voy a echar mucho de menos, te quiero.

Para ti, yayo.
Publicar un comentario